Ley 54 y tus derechos
La Ley Núm. 54 del 15 de agosto de 1989 para la Prevención e Intervención
con la Violencia Doméstica
responsabiliza a la Policía de Puerto Rico de intervenir
ante cualquier situación de violencia doméstica de la cual tenga conocimiento. La
Policía tiene la obligación de detener y arrestar a cualquier sospechoso/a de
conducta maltratante con su pareja.

La Ley 54 define la violencia doméstica como un patrón de conducta constante de
empleo de fuerza física o violencia psicológica, intimidación o persecución contra la
pareja, sus bienes o seres queridos para causar daño.

La Ley establece diversas medidas para imponer control a la violencia doméstica:

Medidas criminales que establecen cinco tipos de delitos:

Maltrato:
Empleo de fuerza física, violencia psicológica, intimidación o persecución contra la
pareja.

Maltrato agravado:
Ocurre cuando la violencia se da en alguna de las siguientes circunstancias:
  • se penetra en el hogar de la pareja o en el lugar donde está albergada,
    cuando los cónyuges están separados
  • se infiere grave daño corporal a la pareja, tales como heridas, fracturas,
    hematomas, etc.
  • se comete con arma mortífera en circunstancias que no revisten la intención de
    matar o mutilar
  • se comete en presencia de menores de edad
  • se comete luego de mediar una orden de protección contra la persona
    acusada en favor de la víctima
  • se induce, incita u obliga a la pareja a drogarse con sustancias controladas o
    cualquier otra que altere la voluntad de la persona
  • se comete y simultáneamente se incurre en maltrato de un/a menor
  • se comete contra una mujer en estado de embarazo (Ley 46 del 28 de
    febrero de 1998 para enmendar la Ley 54, Artículo 3.2)

Maltrato mediante amenaza:
Se expresa la intención de hacer daño a la pareja, los bienes o sus seres queridos.

Restricción de libertad:
Se utiliza la violencia o intimidación para restringir la libertad de la pareja.

Agresión sexual conyugal:
Se incurre al forzar a una relación sexual no consentida por la pareja utilizando la
violencia, la intimidación, amenazas u otros medios.

MEDIDAS CIVILES

Órdenes de protección
Remedio civil que se solicita y se emite en los tribunales para controlar las prácticas
de maltrato contra la pareja y asegurar su bienestar, el de sus hijos/as y bienes. No
es necesario presentar cargos criminales para obtener una orden de protección.

ORDEN  DE PROTECCIÓN

¿Cómo puedo protegerme y/o proteger a mis hijos(as) contra la violencia doméstica?
La Ley 54 permite que las personas que confrontan violencia doméstica por parte
de sus parejas o ex-parejas, soliciten una orden de protección. Se trata de un
mecanismo rápido que permite que se dicte una orden contra la persona que incurre
en violencia doméstica, de manera que detenga dicha conducta. La violencia
doméstica es, además, conducta delictiva, por lo que puede dar lugar a la
imposición de responsabilidad penal.

¿Qué es una orden de protección?
Una orden de protección es una orden judicial para prohibirle a la parte agresora
entrar en su casa, acercarse o ponerse en contacto con usted de cualquier forma.
Una orden de protección también puede contener medidas provisionales en cuanto
a la custodia de sus hijos(as), pensión alimenticia, relaciones filiales y ayuda
económica para usted, entre otras cosas. Pretende lograr la protección de la víctima
o sobreviviente de violencia doméstica, así como la protección de sus hijos(as),
familiares y bienes.

¿Cómo puedo obtener una orden de protección?
La Ley 54, según citada, provee el remedio de las órdenes de protección, que es un
remedio civil dirigido a evitar nuevos actos de violencia doméstica. En un caso civil
de orden de protección, usted es la parte peticionaria, y la parte contraria, la
agresora, es la parte peticionada. Contratar los servicios de un(a) abogado(a) no
es necesario, pero cualquiera de las partes puede hacerlo de estimarlo pertinente.

¿Quiénes pueden obtener una orden de protección?
Cualquier persona que haya sido víctima de actos de violencia doméstica puede
obtenerla por sí misma o mediante un agente del orden público. También, puede
obtenerla cualquier persona a favor de una víctima de violencia doméstica, cuando
ésta se encuentre incapacitada física o mentalmente, medie alguna emergencia o la
persona se encuentre impedida de solicitarla por sí misma. Contratar los servicios de
un(a) abogado(a) no es necesario, pero cualquiera de las partes puede hacerlo de
estimarlo pertinente.

¿Qué costos conlleva una orden de protección?
No hay costo por presentar una solicitud o Petición de Orden de Protección.

¿Cómo se solicita?
Debe acudir ante cualquier sala del Tribunal de Primera Instancia y presentar una
petición verbal o escrita, sin que sea necesaria la presentación de cargos criminales
contra la persona agresora. Existen formularios en las salas de investigaciones y las
salas municipales del Tribunal de Primera Instancia que permiten que se haga la
petición por escrito, lo que facilita el trámite.
El mismo día que usted solicita una orden de protección tiene que comparecer ante
el juez o la jueza. Se celebrará una vista donde se narran, bajo juramento, los
hechos específicos que apoyan la existencia de violencia doméstica. Luego de
escuchar los hechos narrados, el juez o jueza emitirá una determinación.

¿Qué sucede si necesito la orden inmediatamente?
En algunos casos el juez o la jueza puede conceder la orden de protección sin que
esté presente la parte agresora. Esto se conoce como órdenes de protección ex-
parte.  El mismo día que usted solicita la orden, el juez o la jueza debe celebrar una
vista y emitir una decisión. De ser expedida la orden de protección, también se
expedirá una citación para la parte agresora, donde se le notifica la celebración
de una vista dentro de los próximos veinte días, bajo apercibimiento de desacato.
Esta citación debe entregársele personalmente a la parte agresora para que
comparezca al Tribunal en el día y hora indicada. La entrega debe hacerla un
alguacil del Tribunal o un oficial del orden público. No es necesario presentar cargos
criminales para poder obtener una orden de protección. Usted quedará
debidamente citado(a) a la vista en la sala del Tribunal por el juez o jueza que
celebró la vista.  Si la parte agresora no asiste a la vista y usted no puede probar
que él o ella fue debidamente notificada de la celebración de la vista, asegúrese
de pedirle al juez o jueza que le emita una nueva orden ex-parte hasta que la
parte peticionada pueda ser notificada y se pueda celebrar otra vista. De otra
forma, la orden no estará en efecto y no estará protegida/o hasta que se emita
otra orden.

¿Cuáles son los criterios para conceder una orden de protección?
  • Cuando se han hecho gestiones para localizar y notificar a la parte agresora
    y no ha sido posible
  • Si existe la probabilidad de que notificar previamente a la parte agresora
    provocará el daño que se intenta evitar
  • Cuando la víctima o sobreviviente muestra que existe un gran riesgo para su
    seguridad

¿Qué remedios puedo obtener mediante una orden de protección?
La orden puede cubrir, entre otros, los siguientes aspectos:
  • Adjudicación de la custodia provisional de los niños y las niñas menores de
    edad.
  • Desalojo de la vivienda por parte de la parte agresora, independientemente
    de los derechos que tenga sobre dicha vivienda.
  • Prohibirle a la parte agresora que moleste, hostigue, persiga, intimide,
    amenace o interfiera con el ejercicio de la custodia de los niños y las niñas
    menores.
  • Prohibirle a la parte agresora penetrar en cualquier lugar donde se
    encuentre la víctima o sobreviviente de violencia doméstica o acercarse a ella.
  • Pensión alimenticia para los niños y las niñas menores.
  • Pensión alimenticia para la víctima de violencia doméstica, de existir el
    derecho.
  • Prohibición de esconder o sacar de Puerto Rico a los niños y las niñas menores.
  • Prohibición de disponer de los bienes privativos de la víctima o sobreviviente
    y de la sociedad legal de gananciales o comunidad de bienes.
  • Ordenar cualquier medida provisional sobre posesión y uso de la residencia
    de las partes, así como de bienes muebles.
  • Ordenar el pago de una indemnización económica por los daños causados.
  • Ordenar cualquier otra medida provisional para dar cumplimiento a los
    propósitos de la ley.

¿Qué debe contener la orden de protección?
  • Remedios concedidos
  • Periodo de vigencia
  • Fecha y hora en que fue expedida
  • Advertencia de que su violación constituirá desacato y un delito grave
  • Debe indicar la fecha, hora y lugar de la vista y las razones por las cuales
    fue necesario expedirla.

¿Cómo puede ayudarme una orden de protección?
Una Orden de Protección puede ayudarle de muchas formas. Podrá ordenar a la
parte agresora que deje de tener cualquier tipo de contacto con usted. Puede
ordenarle que deje de amenazar, acosar, seguirle los pasos o molestarle a usted y
a sus hijos(as) y prohibir el acoso personal, por teléfono o por correo. La orden
puede también desalojar a esa persona de su casa, de su lugar de trabajo, de la
escuela o lugar de cuido de sus niños(as). Si tienen niños(as) en común también puede
prohibirle que tenga contacto alguno con sus hijos(as) o fijar un horario de visitas
para llevar a cabo las relaciones filiales. También puede establecer el uso o la
posesión de bienes personales esenciales, como lo sería la casa o un automóvil.  

¿Debo tener accesible copia de la orden de protección?
Sí. Usted siempre debe tener en su poder una copia certificada de su orden de
protección todo el tiempo. Su orden sólo puede hacerse cumplir si llama a la Policía
para reportar la violación a la misma. Recuerde que violar una orden de protección
es un delito grave.

¿Me protegerá la orden fuera de Puerto Rico?
La orden de protección será válida en los 50 estados de los Estados Unidos, sus
tribus indias y sus territorios.

¿Qué pasa si hay incumplimiento de la orden de protección?
La parte a favor de quien se ha emitido una orden de protección puede presentar
cargos criminales contra la parte que incumpla la misma. La violación o el
incumplimiento de las órdenes de protección constituyen un delito grave. La Policía
de Puerto Rico está obligada a efectuar un arresto cuando tenga motivo fundado
para creer que se cometió el delito de violación a la orden de protección.
Hogar Ruth
(787) 883-1884
(787) 883-1885
(787) 792-6596
(787) 548-6900